Home / response / Articles / ...
Octubre 2012

Terminemos con el Estancamiento de la Paz

By /por Harriett Jane Olson

¿Los trágicos tiroteos ocurridos este año en todo el país las han impulsado a orar y a la acción o las han noqueado por la sorpresa? Como el  lamento de Jesús en Lucas 19, nosotros no conocemos “lo que es para tu paz”. Grandes armas automáticas han sido utilizadas para matar a la gente en bases militares, en salas de cine, en un templo Sikh y en una casa cerca de la Universidad de Texas A&M . Personas han sido asesinadas en la calle, en sus hogares y en los lugares de trabajo. Si bien estas muertes aparecen en los titulares de los diarios, el impacto que causan pronto se desvanece.

A raíz de estos episodios, me pregunto si Dios nos llama a examinar si deberíamos cambiar nuestras costumbres y nuestra cultura. Las ideas extremistas, los discursos que incitan al odio, las actitudes que no examinan cuestiones sistémicas y el énfasis en la retribución violenta están dando resultados desastrosos.

  • Culpar e insultar. La retórica política de hoy parece prescindir de las consideraciones personales de los demás  y depende del hecho de "ganar" en lugar de elaborar una forma de avanzar juntos al utilizar herramientas coercitivas para controlar el comportamiento, en lugar de desarrollar una visión en común.
  • Separar en lugar de entrelazar a la gente. Las categorías de raza, etnia, estatus inmigratorio, religión, nivel económico, etc., nos pueden ayudar a comprender quiénes somos. Sin embargo, también pueden crear pequeñas zonas de control con límites que conducen a enfrentamientos y a desconocer nuestros intereses comunes con el fin de ni siquiera intentar alianzas necesarias para producir cambios.
  • Poca comprensión de la salud mental. Personas frágiles se pueden agravar por el fracaso, el aislamiento y por no poder acceder a la medicación necesaria o a tomarla consistentemente. Sin sistemas de apoyo tales como la familia, las amistades, la comunidad y la atención médica, la angustia mental de las personas que necesitan ayuda puede aumentar al punto de reaccionar violentamente. El sistema de justicia penal no es la mejor manera de abordar problemas de salud mental. En lugar de abandonar a la persona y luego encarcelarla, ¿cómo podríamos confrontar las causas profundas de esta enfermedad?
  • Mostrar actos de violencia sin consecuencias. Nuestra cultura está invadida por actos de violencia a través de las películas, los juegos de video, etc. Incluso la manera en que se limita el informar sobre los soldados estadounidenses muertos y el número total de muertos en Irak y Afganistán desconecta la violencia de la guerra de sus consecuencias.
  • La disponibilidad de armas. La niñez y la juventud con armas de fuego han disparado en sus propias escuelas. Personas con problemas mentales y aquéllos que sólo quieren destruir, han disparado a una multitud de personas en lugares públicos. No parece que el disponer de armas fácilmente es el enfoque correcto para prevenir estos eventos, incluso cuando sabemos que hasta militares de los Estados Unidos, alguaciles y agentes de policía han disparado a espectadores inocentes en situaciones caóticas.

¿Podemos mantener los derechos de nuestra Segunda Enmienda constitucional y al mismo tiempo impedir que personas solitarias con una salud mental precaria estén construyendo arsenales?

Mujeres Metodistas Unidas… con nuestras oraciones, nuestro compromiso, nuestra capacidad de pensar “fuera del molde tradicional”, nuestra fe y nuestras relaciones en la comunidad, podemos trabajar con otros para terminar con el estancamiento y construir realidades que contribuyan a la paz y a la transformación del mundo.

Harriett Jane Olson
Secretaria General Adjunta
División de Mujeres

Last Updated: 03/18/2014
 
 

© 2014 United Methodist Women