Home / response / Articles / ...
Mayo 2012

Cordialmente Suya: Se Necesitan Recursos y Activismo

By /por Harriett Jane Olson

Las Mujeres Metodistas Unidas celebraron cuando Leymah Gbowee junto con otras tres mujeres fueron galardonadas con el Premio Nobel de la Paz de 2011. Directores de la División de Mujeres tuvieron el privilegio de escuchar a la Señora Gbowee, en el edificio donde las Mujeres Metodistas tienen sus oficinas nacionales en New York, el mismo día en que se anunció su premio. En esa ocasión, los directores estaban presentes también, con motivo de su reunión de otoño. Todavía recuerdo algunas cosas que mencionó, ya que también la había visto recientemente en la reunión de la Comisión de las Naciones Unidas sobre la Situación de la Mujer –reunión relacionada con el encuentro en el Church Center para las Naciones Unidas de las Mujeres Metodistas Unidas, también realizado en New York.

La Señora Gbowee es una oradora cautivante, como algunas de ustedes recordarán cuando la vieron en el video en inglés “Oremos para que el Diablo Regrese al Infierno”, junto a la presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, miembro de la Iglesia Metodista Unida y una de las tres mujeres recipientes del premio. Este documental trata del movimiento de las mujeres por la paz en Liberia. La Señora Gbowee tiene una forma maravillosa de decir verdades "duras" en una forma "suave" que no estoy segura si puedo transmitir adecuadamente. Sin embargo, en respuesta a una pregunta acerca de lo que deberíamos hacer para ayudar, ella preguntó: "¿Por qué las mujeres de los Estados Unidos se organizan para enviar camisetas a los pobres en África?" Los expertos en economía del desarrollo dicen que lo que se necesita en África es apoyar los cultivos africanos, las textiles africanas, el empleo en África y la independencia de África en lugar de continuar con actos de caridad que le quitan oportunidades de crecer a los mercados locales. Esto no significa que no existe necesidad de recursos en África, sí, existe. Pero hay necesidad de recursos que elaboren soluciones duraderas.

La Señora Gbowee llegó a decir que había encontrado algo un poco confuso, ya que cuando comenzó a viajar en los Estados Unidos, observó que había muchísima pobreza en este país. La gente en los Estados Unidos necesita alimentos. La gente en los Estados Unidos necesita un hogar. La gente en los Estados Unidos necesita una mejor educación.

Las Mujeres Metodistas Unidas conocen esta realidad. Si no fuera así, no habría necesidad de otorgar nuestras becas o de que nuestras instituciones nacionales en misión ayuden a alimentar, vestir, educar y apoyar a las mujeres, las niñas y niños, y las familias. Así también como las miles de maneras en que nuestros miembros apoyan la misión localmente. También sabemos que las necesidades han aumentado. Personas que han perdido sus empleos, personas que han perdido sus hogares, personas que han perdido sus seguros de salud, personas cuyas horas de trabajo han sido reducidas --estas personas hacen fila para conseguir empleo, oportunidades de entrenamiento, alimento suplementario, apoyo educativo y otras clases de ayuda, al mismo tiempo que pasan a ser parte de las numerosas familias que viven en los  Estados Unidos en la línea de pobreza o por debajo de ella.

El comentario de la Señora Gbowee fue el siguiente: "A mí me parece que en África tenemos activismo, pero carecemos de recursos, mientras que en los Estados Unidos, tienen los recursos pero les falta activismo".

Mujeres Metodistas Unidas me temo que está en lo cierto.

Sabemos que muchos aspectos de nuestros sistemas no están funcionando para construir un mundo mejor, un futuro más sostenible en este país. Ciertamente, familias que están en la red de la pobreza por generaciones y familias que se han convertido en los nuevos  pobres necesitan de nuestra ayuda en estos momentos. ¿Acaso no nos necesitan también para trabajar junto a ellos para lograr condiciones diferentes en el futuro? Con la ayuda de Dios podremos hacerlo.

Harriett Jane Olson
Secretaria General Adjunta
División de Mujeres

Last Updated: 03/18/2014
 
 

© 2014 United Methodist Women