Home / response / Articles / ...
Marzo 2012

Cordialmente Suya: Primero Piense Pausadamente

By /por Harriett Jane Olson

El autor Daniel Kahneman sugiere en Thinking Fast and Slow (Pensando Rápido y Lento) que uno no puede fiarse mucho de nuestros instintos. Por ejemplo, vemos a una rubia que se comporta de una manera y enseguida estamos convencidos que todas las rubias hacen lo mismo. La “rapidez” de nuestro cerebro tiene la tendencia de absorber impresiones que reafirmen nuestras conclusiones preexistentes y al usar nuestro cerebro de una manera más “lenta” es muy posible que interpretemos en forma neutral y hasta con pruebas contradictorias para validar nuestra respuesta y convicción. Obviamente, esto sería un problema si nunca pudiéramos utilizar estas dos formas de pensar para analizar y reflexionar en el momento "adecuado" o para tomar buenas decisiones suficientemente objetivas. El mensaje del autor es que los seres humanos tienden a mezclar con frecuencia estos dos procesos.

Utilizamos nuestras reacciones rápidas de una situación a otra. Si bien esto es bueno para los atletas, los artistas y las personas para quienes la práctica y la experiencia son esenciales para lograr destreza, no es la forma ideal para resolver problemas o para planificar. La forma en que nuestro cerebro funciona al encontrarnos con una situación nueva es buscando un patrón familiar y conocido. Al parecer, esto es especialmente cierto cuando un patrón del pasado se asocia con una emoción fuerte. Nuevamente, esto puede ser algo bueno para personas que evitan los encuentros dolorosos o personas que usan su experiencia para crear encuentros alegres. Sin embargo, nos puede llevar a crear un patrón que no existe o que no describe algo adecuadamente. Es en este momento cuando reaccionamos con nuestros viejos temores.

El discurso político actual es un ejemplo de este tipo de reacción. Desde los años 1950 y 1960, existe un miedo histórico relacionado con la palabra socialismo. Desde ese entonces, el libre comercio y la globalización del capital han creado un contexto económico muy diferente que determina el funcionamiento de los gobiernos, haciendo que los temores asociados a este término sean algo anacrónicos.

Cuando escucho la nueva propuesta y plan de explotación mineral en Virginia Oeste, recuerdo los montones de deshechos, y la contaminación de ríos y arroyos que he visto en los Apalaches. Este libro me ha hecho reflexionar y pensar si este plan representa el resultado de una reacción espontánea como lo son los reflejos de un atleta o de una reacción inadecuada donde se espera que los productores repitan sus errores en lugar de aprender de ellos.

Pienso y me cuestiono todo esto, al acercarnos a los días de la Conferencia General. ¿Cuántas de las preocupaciones o los temores que nos impulsan a ciertos puntos de vista son el resultado de análisis que se ajustan más al pasado que al presente? ¿Cuántos de ellos son el resultado de la sabiduría que adquirimos gracias a nuestras experiencias? ¿Cómo podemos diferenciar todo esto? Permítanme ser clara, no es el contenido emocional de nuestras conversaciones que me preocupan. A menudo lo que me pregunto es si cuando nuestro "cerebro responde con rapidez" es porque reacciona con una emoción del pasado o en un marco preexistente, en lugar de dejar que el Espíritu Santo nos guíe hacia una forma nueva de ver las cosas, a una nueva alegría o dolor que se conecta con la manera que la vida se manifiesta en la actualidad, en lugar de guiarnos por experiencias de temor y dolor del pasado que están conectadas con un mundo que ya no existe.

Nos esforzamos por recibir con corazones abiertos el movimiento del Espíritu Santo.

Oremos por nuestros delegados y delegadas. Esta es una de las tareas y bendiciones que tenemos por delante durante esta conferencia. Tenemos la tarea de escucharnos unos a otros. Nosotros no somos delegados o delegadas que se comprometen a una posición adoptada por la conferencia anual a la que pertenecemos. Gracias a Dios por los delegados y delegadas que están abiertos a la ardua tarea de escuchar y dirigir. Mantegamos a todos y todas en nuestras oraciones.

Harriett Jane Olson
Secretaria General Adjunta
División de Mujeres

Last Updated: 03/19/2014
 
 

© 2014 United Methodist Women