Home / response / Articles / ...
response; Diciembre 2011

Cordialmente Suya: El Chocolate y la Justicia

By Harriett Jane Olson

Para muchas de nosotras, el chocolate, las galletas y otros dulces son golosinas básicas durante la temporada de Navidad. Es bueno tener una excusa para buscar recetas familiares y probar de cocinar otras nuevas. ¡Esto es parte de nuestras costumbres y tradiciones! Quizás no es lo más saludable para nuestro cuerpo, pero con moderación y con ejercicios diarios podemos lograr un balance y sin duda, está bien esta indulgencia ¿verdad?

En realidad, lo que no está del todo bien es lo que sucede en la cadena de suministro de uno de los ingredientes clave: el cacao. La industria que produce el cacao está plagada de trabajos forzados, tráfico humano y abuso de trabajo infantil. Algunas de nosotras aprendimos sobre esta situación en un taller durante la Asamblea de las Mujeres Metodistas Unidas; otras fuimos expuestas al problema durante la planificación de la reunión de la Jurisdicción Noreste de 2012 de las Mujeres Metodistas Unidas reunidas en Hershey, Pensilvania.

Varios grupos han iniciado una campaña reclamando que Hershey “Mejore las Condiciones Laborales” con estándares más justos en la industria del cacao que utiliza en sus productos, que son los favoritos en Estados Unidos y representan el 42.7 por ciento del mercado de los Estados Unidos. Hershey ha sido consciente de los abusos laborales en su cadena de suministro desde el año 2001.

Hemos tenido varias oportunidades de urgir a Hershey a que establezca políticas de comercio justo a lo largo de su cadena de suministro. Me complace decirles que recibimos una llamada del vicepresidente de relaciones con inversionistas de Hershey quien visitó a la Secretaria General Asistente Sung-ok Lee de la División de Mujeres durante un viaje a Nueva York en septiembre, para explicar las políticas de Hershey. Indicó que Hershey ha tenido varios proyectos para reinvertir en las comunidades donde sus proveedores operan, pero no parece tener ninguna iniciativa de cambio sistémático sobre las prácticas laborales en su cadena de suministro. En cambio, la posición de Hershey parece ser que como no son sus empleados, no hay nada que puedan hacer.

La compañía Hershey celebra con mucho orgullo el legado de Milton S. Hershey y la empresa/ciudad que construyó en las tierras de cultivo al sureste de Pensilvania hace un siglo atrás. El sitio web de la compañía declara lo siguiente: "A diferencia de otras ‘empresas/ciudades’, Hershey no tiene ninguna intención de explotar a sus trabajadores residentes".

Hacemos un llamado a Hershey y a otras empresas de confitería a responder siguiendo la tradición de Milton Hershey y eliminar el trabajo infantil de sus cadenas de suministro y comprometerse a cambiar sus prácticas laborales.

Otra de las tradiciones de la historia de Hershey es ofrecer chocolate a bajo precio cuando es producido en grandes cantidades; esto permitió que un producto considerado tradicionalmente lujoso estuviera al alcance de todo el mundo. La empresa no debe dejar que esta injusticia laboral empañe su reconocida tradición de cuidar a los trabajadores, incluso la infancia de todas partes del mundo.

Endulcen este tiempo de festejos, enviando una carta, una postal o un correo electrónico a Hershey para hacerle saber que cada una de ustedes se preocupa por la explotación de los trabajadores, ya sean empleados directamente por Hershey o empleados de sus proveedores. Además, trate de encontrar en donde vive o a través del internet productos que provienen de un comercio justo

Compartamos "buena voluntad para todas las personas en la tierra", por medio de lo que decimos y hacemos. ¡Eso es parte de nuestra tradición! ¡Feliz Navidad!

Harriett Jane Olson

División de Mujeres
Secretaria General Adjunta
holson@unitedmethodistwomen.org

Last Updated: 03/19/2014
 
 

© 2014 United Methodist Women