Home / response / Articles / ...
response: Noviembre 2011

Cordialmente Suya: No Hay Tiempo que Perder

By /por Harriett Jane Olson

 

Mientras el sol caía en el horizonte, pequeños grupos de mujeres iban recorriendo los cuartos de reunión para recoger bufandas y suéteres antes del próximo período de sesiones en la 12ª. (décimo segunda) Asamblea Mundial de la Federación Mundial Metodista y de las Mujeres Unidas de Iglesia en Johannesburgo, África, del 10 al 15 agosto. Las noches eran frescas y el sol caía a la hora de la cena. En cualquiera de los dos restaurantes, a medida que la gente iba entrando, se saludaban en la puerta, confirmaban si estaban en el lugar que se les había asignado para comer y entraban a un espacio cálido que les daba la bienvenida con comida abundante y conversaciones entretenidas.

Miembros de la junta nacional, misioneras regionales, estudiantes becadas y personal de las Mujeres Metodistas Unidas participaron de muchas maneras en la tarea de organizar la décimo quinta reunión mundial de las Mujeres Metodistas y de las Mujeres de Iglesia Unidas. Fue maravilloso reunirnos con otras Mujeres Metodistas Unidas de todas partes de los Estados Unidos que asistieron a la reunión. Nuestro grupo era uno de los grupos que siempre se reunía con gozo y alegría   para las comidas y durante las sesiones en todas partes del campus. Hubo una nutrida delegación de la región del Caribe, así como de varios países africanos. ¡Estábamos resplandecientes!

La reunión se realizó en inglés y había interpretación en coreano, francés y portugués en las sesiones plenarias. Esto significó que en nuestras conversaciones informales utilizamos gestos, un montón de sonrisas y la ayuda de algunas personas que sabían estos idiomas para poder comunicarnos y compartir.

Muchas de las sesiones comenzaban con presentaciones sobre los oradores (muchos de los cuales fueron muy interesantes), informes (cada área informó sobre su trabajo), estudios bíblicos desafiantes o cantos maravillosos. Si bien disfruté mucho todo esto, fueron los contactos inesperados, las conversaciones alrededor de la mesa y las caminatas por el campus que le dieron forma a mis pensamientos e interés en las mujeres y las organizaciones con los que estamos conectadas.

Mientras trabajamos en la preparación del estudio de la pobreza para las Escuelas de Misión Cristiana del próximo verano, he estado pensando mucho en esta experiencia y en un anuncio de la Oficina del Censo de los Estados Unidos que dice que 1 de cada 6 estadounidenses está por debajo del límite de la pobreza,. Entre las familias afroamericanas e hispanas la tasa es de 1 en 4. ¿Qué pasaría si nos sentamos en una mesa con algunas de estas personas para aprender acerca de los esfuerzos y estrategias que se están realizando en las comunidades, estrechar vínculos, no sólo para conocer las estadísticas sino también para compartir sonrisas y gestos? ¿Podría ser que descubramos que algunas de estas personas ya son nuestros compañeros solidarios en la misión? ¿Nos podría ayudar a pensar en una forma diferente de crear una economía duradera en este país?

No hay nada en este momento que nos indique que tenemos que seguir como hasta ahora, con las soluciones de siempre. Nos estamos preparando para hacer nuevos descubrimientos en nuestros estudios y en nuestras relaciones. Al igual que las relaciones entre las mujeres que pudieron asistir a la reunión de la Federación Mundial este verano, tenemos una relación profunda y creativa con nuestros grupos de apoyo. Al mismo tiempo, como hemos descubierto en esta reunión, existen otras relaciones creativas y desafiantes presentes en nuestras vidas. La pregunta es: ¿estamos dispuestas a estar abiertas a ellas? ¿Estamos dispuestas a cruzar nuestras propias barreras y a ser parte de un ministerio junto al número creciente de personas necesitadas en nuestras comunidades? ¿Estamos dispuestas a confrontar sistemas que necesitan ser reformados para cambiar los resultados que estamos viendo?

Podemos hacerlo y lo haremos cuando transformemos la fe, la esperanza y el amor en acción. ¡Mujeres Metodistas Unidas, el mundo nos necesita! Tengamos nuestros oídos listos para oír y nuestros ojos listos para ver.

Harriett Jane Olson
Secretaria General Adjunta
División de Mujeres

Last Updated: 03/19/2014
 
 

© 2014 United Methodist Women