Home / response / Articles / ...
response: Octubre 2011

Cordialmente Tuya: Esperanza en Acción

By /por Harriett Jane Olson

 

"¿Qué es lo que necesitamos hoy en la Iglesia Metodista Unida?", esta fue la pregunta que hizo una líder de un seminario. Como era temprano en la mañana, quizás perdí algo de su presentación, pero parecía que su pregunta reclamaba una respuesta.

"Esperanza", dije en voz alta.

Parece que esa no era la respuesta “correcta”. Básicamente su pregunta era retórica y mi respuesta no era lo que esperaba escuchar para enfatizar la importancia de su presentación… así que el grupo siguió adelante.

Todos, menos yo, por supuesto. En ese momento estaba experimentando un pensamiento claro en mi mente.

La Iglesia Metodista Unida necesita esperanza. Tal vez la mayoría de nosotras decimos casi siempre que tenemos esperanza en la providencia de Dios –que Dios va delante de nosotras y nos invita a ser parte de una mañana luminosa. Sin embargo,  muchas veces no tenemos esperanza de que la iglesia que amamos pueda llegar a cambiar o que el Espíritu Santo esté trabajando en nuestras congregaciones y comunidades, o que ni siquiera con la presencia de Cristo podamos tener algo que ofrecer a las personas que no forman parte de nuestra iglesia.

¿Cómo podríamos actuar si no tuviéramos esa clase de esperanza? ¿Nuestras acciones diarias tienen algo que ver con esa actitud?

Cuando las Mujeres Metodistas Unidas estamos impulsadas por nuestro compromiso a responder a las necesidades de las mujeres, la infancia y la juventud, somos muy activas.  Ese es nuestro punto de referencia que nos desafía a ser lo mejor que podemos ser como miembros de las Mujeres Metodistas Unidas. Nos mantiene comprometidas con nuestros compañeros solidarios alrededor del mundo, y nos empuja a involucrarnos en cuestiones de abogacía y justicia que le den forma a nuestras comunidades. Además nos mantiene comprometidas a crecer espiritualmente siguiendo el camino de gracia trazado por John Wesley  por medio de la oración, el estudio bíblico, la adoración, el intercambio cristiano en nuestras reuniones y, algunas veces hasta el ayuno. Debemos continuar educándonos para apoyar nuestro sentido crítico y nuestra manera sistemática de pensar y desarrollar nuestras propias habilidades y las de los demás.

Pero me pregunto si tenemos esperanza de que Dios esté obrando en nosotras en una forma tan poderosa que nos permita transformar nuestra organización, crecer y poder hacer los cambios necesarios para ser aún más relevante para nuestras hijas y nietas de lo que fue para nuestras madres y abuelas.

Tengo un amigo pastor en Texas, que habla de actuar "como si". Jim descubrió un libro sobre consejería matrimonial con las siguientes preguntas: "¿Qué haría usted hoy si realmente ama a su pareja? ¿Por qué no intenta hacerlo ahora?" Cada uno puede actuar "como si" y poco a poco nuestras respuestas y actitudes pueden ir cambiando.

¿Qué pasaría si las Mujeres Metodistas Unidas y toda la Iglesia Metodista Unida comenzaran a actuar "como si"? Las propuestas que la División de Mujeres y la Junta General de Ministerios Globales están presentando en la Conferencia General y ante el Equipo Provisional Operativo y la Mesa Conexional son expresiones de esperanza. Es posible que no sean perfectas, pero invitan a la iglesia a crear un contexto en el que podamos actuar poderosamente y con fidelidad.

Actuemos "como si" ese es el rol para el que nos estamos preparando.

Harriett Jane Olson

División de Mujeres
Secretaria General Adjunta
holson@unitedmethodistwomen.org

Last Updated: 03/20/2014
 
 

© 2014 United Methodist Women