Home / response / Articles / ...
Febrero, 2011

Escuchemos y dialoguemos guiados por el Espíritu Santo y el mensaje de Dios

Cordialmente Suya

By Harriett Jane Olson

A fines del año 2010, alguien escribió en su red de comunicación social que deseaba que la Iglesia Metodista desapareciera. Esto fue en respuesta a un cartel que apoyaba la ley DREAM (Sueño) en el Edificio Metodista de la ciudad de Washington, DC. Quizás ustedes no hayan leído o visto ninguna noticia sobre esta ley que promueve abrir escuelas para niños y niñas de familias pobres, y proveer cuidado básico de salud.

Y quizás esta persona no sepa que somos Iglesia Metodista Unida desde el año 1968 y que nuestros esfuerzos en nombre de la gente marginada tienen sus raíces en nuestra fe cristiana desde los días en que John y Charles Wesley visitaban a prisioneros, creaban escuelas para niños y niñas de familias pobres, proveían cuidado básico de salud y luchaban en contra del intercambio de esclavos en los siglos 17 y 18.

Este incidente nos da la oportunidad de tener en  cuenta las responsabilidades que tienen los líderes y las líderes, y la importancia de mantener la tradición Metodista Unida de dialogar "guiados por el Espíritu Santo y el mensaje de Dios". Esta persona que les mencioné tiene un cargo de liderazgo en una organización, pero también tiene cuestiones personales al indicar que era "Metodista" pero que ya no es más miembro de la iglesia.

¡Qué tentador parece ser para algunas personas expresar sus ideas como si sus propios prejuicios o los de la organización que representan fueran lo correcto!

Cuando dialogamos guiados por el Espíritu Santo ponemos en práctica el recibir el mensaje de Dios por medio de los servicios de adoración, los estudios bíblicos y el conversar o intercambiar ideas escuchándonos unos a otros. Esto nos ayuda a clarificar nuestras posiciones, y cuando actuamos con lo mejor de nosotros mismos, podemos escuchar más claramente el mensaje de Dios.

Cada uno de nosotros tenemos cuestiones y frustraciones como resultado de nuestras experiencias personales que van definiendo la forma como vemos el mundo. Sin embargo,  cuando somos parte de una comunidad de creyentes, compartimos nuestros pensamientos con un corazón abierto y nos beneficiamos con la reacción y comentarios de los demás.

Por esta razón, la Conferencia General es la entidad que habla por la Iglesia Metodista Unida. Esta tarea puede ser muy difícil y tomar mucho tiempo pero discierne algunas de nuestras desilusiones personales causadas por nuestros puntos de vista y nos ayuda a acercarnos mejor al "punto de vista de Dios", es decir a su mensaje. ésta es también la razón por la cual la junta de directores de la División de Mujeres, el cuerpo nacional que estable la política de la División, establece sus posiciones. Oramos, estudiamos la Biblia, indagamos y debatimos para  asegurar que nuestro pensamiento está relacionado con las necesidades del mundo y el mensaje de Dios. A pesar de ser mucho trabajo, este proceso nos fortalece, nos ayuda a enfocarnos mejor y es la manera cómo funcionan los Metodistas Unidos.

Cuando cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de liderar corremos el riesgo de mezclar nuestros asuntos de interés personal con la verdad. Necesitamos de otras personas para ayudarnos a escuchar y ver claramente, personas que al igual que nosotros se estén esforzando por escuchar el mensaje de Dios y por responder a las necesidades del mundo.

¿Quiénes oran contigo? ¿Cómo sus equipos de líderes locales, distritales o conferenciales les ayudan a agudizar su percepción de lo que Dios las está llamando a ser y a realizar? Necesitamos tener humildad, valentía y disposición a ser vulnerable para ser líderes en la tradición Wesleyana. Estos discípulos nos ayudan a profundizar nuestro compromiso a estar junto a los que se hallan excluidos o ignorados por aquéllos que tiene el poder. 

HARRIET JANE OLSON

Secretaria General Adjunta
División de Mujeres
holson@unitedmethodistwomen.org

Last Updated: 03/22/2014
 
 

© 2014 United Methodist Women