Home / response / Articles / ...
response: Diciembre 2013

Cordialmente Suya: Señales de Emanuel

By /por Harriett Jane Olson

¿Alguna vez has buscado el cartel con el nombre de una calle en un lugar desconocido y has sido incapaz de encontrarlo? Uno mira donde pensamos que el cartel "debería" estar. He estado en ciudades donde los nombres de las calles están en las esquinas de los edificios y en ciudades, donde los carteles se hallan colgados en el medio de la calle. Una vez que uno ve uno de estos carteles y entiende dónde se encuentran, entonces puede encontrarlos fácilmente. A menudo, si esperamos que los carteles estén en blanco y negro, no podemos ver los carteles si están en verde o marrón, aunque estén frente a nosotras. Se hace difícil ver los carteles de otros colores cuando "sabemos" de qué color los esperamos ver.

Tal vez es por eso que a veces es difícil percibir dónde Dios está obrando. De alguna manera, algunos de nosotros hemos tenido la idea de que cuando Dios está obrando en nuestras vidas, no vamos a sufrir. Quizás no lo expresemos exactamente de esta forma, pero a veces actuamos como si nosotros esperáramos que Dios nos aísle y proteja de la enfermedad o el dolor o de los resultados naturales de nuestras propias decisiones malas o de las malas decisiones de otros. La Biblia no indica que Dios aisló o separó al pueblo hebreo o a los profetas, ni siquiera a Jesús --pero la Biblia nos muestra que podemos contar con que Dios nos fortalece y camina junto a nosotros.

Si esperamos que el resultado de la obra de Dios sea una "vida de ensueño", puede ser que no reconozcamos las señales de que Dios está obrando.

Lo mismo puede ser cierto en el proceso de aprendizaje. Esperamos aprender de la gente que tiene estudios avanzados o cargos importantes. Pero si pensamos que estas son las únicas personas de las que podemos aprender, vamos a perder la sabiduría y el conocimiento que nos rodea.

Y, puesto que las mujeres se enfrentan con obstáculos desproporcionados para lograr grados académicos avanzados y cargos importantes en muchos campos, hay muy pocas mujeres de las que esperamos aprender. Sabiendo esto, cuando las Mujeres Metodistas Unidas participan en misión con personas de todo el mundo, escuchamos y aprendemos de la gente --especialmente de las mujeres-- con todo tipo de enseñanza práctica, así como aprendizaje formal. Aprendemos de las mujeres en pueblos de lugares lejanos y de las mujeres sin hogar en nuestras propias comunidades. Cuando trabajamos en la "renovación" de nuestra organización utilizamos la misma práctica. En todas partes hay sabiduría. La oficina nacional tiene la gran oportunidad de aprender de los miembros cuando trabaja con grupos a nivel local, distrital y conferencial, así como de "expertos " en desarrollo de organizaciones y luego comparte lo que se ha aprendido con cada una de ustedes. Toda la organización crece cuando experimentamos, aprendemos y compartimos lo que sabemos.

El Adviento es un buen momento para buscar señales en lugares inesperados. A pesar de que el pueblo hebreo estaba esperando ansiosamente el Mesías, sólo unos pocos reconocieron a Jesús, quien nació en circunstancias inesperadas. Que tengamos ojos para ver las señales, con la seguridad de que Dios está con nosotros, --¡Emanuel!


Harriett Jane Olson
Secretaria General de las
Mujeres Metodistas Unidas
holson@unitedmethodistwomen.org

Last Updated: 03/11/2014
 
 

© 2014 United Methodist Women