Home / response / Articles / ...
response: septiembre 2013

Cordialmente Suya: Calcémonos los Pies con el Evangelio de la Paz

By /por Harriett Jane Olson

No se trata de una armadura.

Siempre me resulta un poco extraña la imagen que Paul usó en Efesios 6:15 para hablar sobre el estar listos para hacer frente a la oposición. Lo más probable, es que Paul estaba distinguiendo la preparación de los cristianos en relación con la preparación de las fuerzas de ocupación de Roma. La verdad, la justicia, la fe, la salvación y la palabra de Dios son las herramientas que necesitamos para mantenernos firmes, en vez de recurrir a las armas, los escudos y las armaduras de protección. En su lugar, siempre recuerdo la escena increíble del campo de batalla cuando están vistiendo a David para enfrentar a Goliat y el atuendo de batalla de Saúl le queda tan grande a David que parece que fuera un niño jugando a disfrazarse.

En cierto modo, por supuesto, esta es nuestra realidad cuando tratamos de "ponernos la vestimenta” de la verdad, la justicia y la honestidad a las que Dios nos llama. Estos valores y conceptos resultan enormes y abrumadores en el contexto del mundo competitivo, individualista, de ojo por un ojo en el que vivimos.

Por eso me gusta la imagen de calzarnos los zapatos. En el versículo 15, nos instruyen que nos pongamos zapatos en los pies así estamos preparados para difundir la buena noticia de la paz. Esta es una herramienta que no tiene una contraparte espiritual. Esto algo concreto, es una preparación que podemos entender. Sabemos que Dios está trabajando en el mundo; sabemos que habrá conflictos, pero al mismo tiempo sabemos que la paz es la visión para la nueva creación. El león, el cordero, el que sufre, el que está triste --todos seremos transformados.

De alguna forma, un poco alucinante, hemos de vivir ahora los valores de la nueva creación, incluso en situaciones de conflicto. Si Pablo está guiando a los creyentes a ser un poder que opera en contra de las fuerzas de Roma, esto creará conflictos significativos - incluyendo el encarcelamiento, el apedreamiento y mucho más. Pero se supone que debemos hablar de la paz, para poder presentar la buena noticia de paz. Debemos tener en cuenta que no hay ninguna indicación de que ésta es una idea puramente espiritual, ni tampoco que es puramente individual. La carta que conocemos como Efesios fue escrita a la comunidad, leída a la comunidad y preservada por la comunidad, y escuchamos el eco de los profetas que piden --o anuncian el final de-- la paz en Sión.

No es de extrañar entonces, que las Mujeres Metodistas Unidas continúen la tradición de trabajar por la paz. Recientemente, las Naciones Unidas aprobó una resolución sobre las mujeres como pacifistas, pero desde hace ya mucho tiempo, este énfasis ha estado presente en el trabajo realizado por mujeres de fe. Desde la década de 1950, cuando participamos en los esfuerzos para crear el Church Center para las Naciones Unidas, hasta este año, cuando reunimos a Mujeres Metodistas de la República Democrática del Congo, Ruanda, Mozambique y Zimbabwe para hablar sobre cómo preparar el camino para la paz en la región de los Grandes Lagos, hemos estado activamente comprometidas con hacer realidad la paz. La buena noticia para el mundo es que Dios desea la paz y que la paz será establecida en el marco del cumplimiento de la promesa de Dios. Es increíble que lleguemos a ser parte de la difusión de la palabra y de que tomemos medidas prácticas para hacer posible la paz.

¡Es hora de que calcemos los pies con el evangelio de la paz!

Harriett Jane Olson
Secretaria General
Mujeres Metodistas Unidas

Last Updated: 03/14/2014
 
 

© 2014 United Methodist Women