Home / response / Articles / ...
response: Febrero 2013

Cordialmente Suya: Las Bendiciones del Trabajo y del Descanso

By /por Harriett Jane Olson

¿Cómo decidir cuándo trabajar duro para lograr un cambio y cuándo aceptar lo que la vida nos presenta? Nos hacemos estas preguntas en el caso de enfermedades graves, cuando necesitamos decidir si recibir un tratamiento más o dejar todo en las manos del Gran Médico. Este verano, una de nuestras presidentas conferenciales se enfrentó con este tipo de decisión. Todo tratamiento tiene sus riesgos, y a pesar de los grandes avances en medicina, a veces tenemos que elegir una mejor calidad de vida que continuar la lucha por extender nuestros años de existencia.

Preguntas similares no sólo ocurren en situaciones de crisis sino también a diario. ¿Continúo esforzándome y sigo el ritmo una vuelta más o acepto que hasta aquí es lo máximo que puedo correr hoy? ¿Me quedo en mi escritorio y trato de enfocarme en lo que estoy escribiendo o abandono esto y hago otra cosa?

Sospecho que estas preguntas están conectadas con la importancia de lograr un equilibrio. Sin ejercicios, nuestros cuerpos se debilitan. Sin descanso, nuestros cuerpos se debilitan. Necesitamos ambas cosas.

Lo difícil es saber qué es lo que nuestro cuerpo necesita en particular para fortalecerse. Consejos abundan: "Duerma por lo menos siete horas todas las noches", " Usted necesita dormir por lo menos ocho horas todas las noches", "Haga 20 minutos de ejercicio vigoroso todos los días", "Los ejercicios con pesas, los ejercicios para estirar los músculos y los ejercicios aeróbicos son esenciales”. Cada día tomamos decisiones similares en nuestra vida cotidiana, consciente o inconscientemente.

¿Y qué sucede en nuestra jornada de fe? ¿Es acaso el conocimiento y la voluntad por tener la fuerza espiritual y la firme determinación de tomar decisiones que no son siempre lo que nuestra cultura determina, lo que nos hace felices, sanas, satisfechas y convencidas en lo que creemos? Bueno, algunas veces así es. Estamos llamadas a vivir una vida que está llena de desafíos, pero que nos conduce a un futuro mejor. Vivimos nuestras convicciones y sabemos que Dios nos ama como somos.

Sin embargo, no debemos actuar llevadas por nuestros sentimientos. Asistimos a los servicios de adoración, ya sea que tengamos ganas o no, en ese momento. Servimos en nuestro barrio a las personas sin hogar aunque en ese momento no nos sintamos muy cómodas. Estudiamos cómo los sistemas oprimen y despersonalizan a los demás, a pesar de que podríamos preferir no saber nada o no sentirnos responsables de abordar el tema. Nos expresamos sobre asuntos de injusticia incluso hasta cuando sería más fácil permanecer en silencio; pero sabemos el significado de ser "personas completas a través de Jesucristo" participando en los "ministerios globales de la iglesia", tal como se describe en el Propósito de las Mujeres Metodistas Unidas.

Los creyentes de la tradición Wesleyana están comprometidos a ser disciplinados en las prácticas de la fe, pero necesitamos un equilibrio. Debemos recordar que Dios nos ama completamente a pesar de saber que luchamos por mantener nuestros compromisos, por ver claramente cuando nuestra experiencia es diferente o nuestros intereses personales nos guían, por ser audaces en desafiar a instituciones que conocemos y a sus funcionamientos. Para descansar necesitamos apoyarnos en las Escrituras y en "himnos, salmos y cánticos espirituales”. Necesitamos alguien que sepa cómo nos estamos sintiendo.

Nuestros antepasados Wesleyanos sabían esto. Desde los primeros años, en las reuniones de círculos, bandas y clases hasta los círculos y grupos de Mujeres Metodistas Unidas a nivel local, distrital y conferencial de nuestros días, nos reunimos con un sentido de responsabilidad, "de compañerismo" y de discipulado cristiano que no es posible si vivimos aisladas.

Demos gracias a Dios por el descanso y el trabajo. Asegurémonos que tenemos ambos en nuestras vidas ya que tenemos mucho por hacer.

Harriett Jane Olson
Secretaria General
Mujeres Metodistas Unidas
holson@unitedmethodistwomen.org

Last Updated: 03/16/2014
 
 

© 2014 United Methodist Women