Home / response / Articles / ...
response: Enero 2013

Cordialmente Suya: Busca la Paz y Trata de Hacerla Realidad

By /por Harriett Jane Olson

Desde hace muchos años, las mujeres, la paz y la seguridad han sido muy importantes para las Mujeres Metodistas Unidas y para nuestros antepasados. Este año celebramos el 50 aniversario del Church Center para las Naciones Unidas. Las Mujeres Metodistas Unidas compraron esta propiedad ubicada frente a la sede de las Naciones Unidas en la ciudad de  New York con el propósito de apoyar los esfuerzos en la importante tarea de lograr la paz.

Una parte crítica de nuestro trabajo en favor de la paz es el de llamar la atención de las personas encargadas de formular políticas globales relacionadas a las mujeres de la base de alrededor del mundo. Este esfuerzo apoya el rol de la mujer en hacer realidad la paz; esfuerzo formalmente reconocido en la Resolución 1325 (mil trescientos veinticinco)  de las Naciones Unidas que se enfoca en las preocupaciones, necesidades y perspectivas de las mujeres en tiempo de guerra, de negociaciones por la paz y de reconstrucción una vez terminado el conflicto. Las mujeres suelen tener un mayor grado de urgencia en la resolución de conflictos, en darle fin a la  violencia y en la construcción de redes de comunicación que conduzcan a la seguridad y confianza, y a las relaciones con los que fueron sus enemigos – es decir, todo lo que hace posible hacer realidad la paz.

En septiembre de 2012, tuve la oportunidad de reunirme en los Estados Unidos con el obispo Ntambo Nkulu Ntando y con miembros de una delegación ecuménica de la República Democrática del Congo (RDC) con el fin de hacer notar las atrocidades en contra de los derechos humanos que están ocurriendo en el este del Congo  y en el norte de Kivu del Sur. Sus historias y las fotos de violencia contra las mujeres fueron  terribles. Junto con los funcionarios regionales de las Naciones Unidas, la delegación concluyó que el movimiento rebelde "M23" está vinculado con el gobierno de Ruanda. Desde la década de 1990, esta área ha estado cada vez más inestable, desde el momento que Congo comenzó a recibir refugiados después del genocidio ocurrido en Ruanda -- y  minerales valiosos fueron descubiertos allí. Los beneficios de la explotación mineral de coltan se han multiplicado considerablemente debido a su uso en baterías de teléfonos celulares. La delegación del Congo nos dijo que en los Estados Unidos,  muchos de nosotros tenemos todos los días “una parte del Congo en nuestras manos".

Junto con colegas, incluso de la Junta General de Iglesia y Sociedad y de la Junta General de Ministerios Globales, tuvimos también la oportunidad de hablar con el presidente del  Congo, Joseph Kabila, quien expresó su preocupación por la región y su aprecio por la asistencia recibida de las Mujeres Metodistas Unidas que permitió aumentar las voces de la delegación del Congo. El compromiso de las Mujeres Metodistas Unidas por la paz me permitió asegurarle que el esfuerzo por asegurar que muchas voces sean oídas es una parte fundamental de nuestra misión, especialmente en el trabajo que se realiza en el Church Center de las Naciones Unidas.

Cuando periodistas de la televisión nacional del Congo me preguntaron que podían hacer para ayudar, les respondí que una mujer del Congo es parte de nuestra delegación para asistir en el año 2013 a la Comisión del Estado de la Mujer  de las Naciones Unidas; además añadí que trabajamos con compañeros y compañeras que apoyan la recuperación de la mujer congolesa y que presionamos a corporaciones para  que tomen decisiones justas en  relación a los "minerales de conflicto".

Todo esto no parece ser suficiente todavía. Por favor, oren junto conmigo por todas las familias involucradas en este conflicto,  especialmente las mujeres. Por favor oren por el obispo Ntando y por la misionera regional Catalina Akale. Congo es parte de la región de la Señora Akale, pero ella no pudo visitar esta zona el año pasado debido a la violencia. Oren para que Dios nos indique el camino hacia la paz y la reconciliación, y que podamos discernir la mejor manera de ayudar.

Harriett Jane Olson
Secretaria General
Mujeres Metodistas Unidas

Last Updated: 03/10/2014
 
 

© 2014 United Methodist Women