Home / response / Articles / ...
response: Diciembre 2012

Cordialmente Suya: El “Hacer” Está en Nuestro ADN

By /por Harriett Jane Olson

¡Estoy muy satisfecha de que las Mujeres Metodistas Unidas me exhorten a la acción! Estamos motivadas por el amor que Dios siente por nosotras y por el resto del mundo; por nuestra esperanza en el plan de Dios de reconciliación, redención y renovación del mundo –incluso para nosotras; y por nuestra convicción de que nuestra fe crece por medio de la acción. Estamos llamadas a participar en la obra bendita de Dios en el mundo como personas que continuamos la imagen de Dios mientras que tratamos de "convertirnos en seres completos en Jesús Cristo", como proclama nuestro Propósito y llenas del Espíritu Santo.

La preocupación fundamental de las Mujeres Metodistas Unidas son las mujeres, la niñez y la juventud, quienes son los más vulnerables en todo el mundo --incluso en los Estados Unidos. Este llamado requiere que estemos atentas a las necesidades de las personas y que escuchemos muy especialmente a la gente que está "abajo" de la escala de poder para que estar en condiciones de participar en la acción que es útil a largo plazo y que crea espacios para las personas marginadas.

Es por eso que estamos comprometidas a hacer que se escuchen las voces de las personas marginadas, especialmente las mujeres, la niñez y la juventud, cuando describen el impacto de los sistemas injustos. También, estamos dispuestas a apoyar sus esfuerzos por hacer frente las situaciones que confrontan, ya que son ellos quienes mejor las conocen. Nosotras sabemos que no tenemos todas las respuestas.

Mientras me preparaba para la primera sesión de la nueva junta de directores de las Mujeres Metodistas Unidas, revisé informes sobre planes estratégicos de cuadrienios pasados y me encontré con un informe del 2005-2006 basado en entrevistas con Metodistas Unidos acerca de las Mujeres Metodistas Unidas. Una de las personas entrevistadas dijo: “En la Escuela Dominical nos enseñan a amarnos y a cuidarnos unos a otros y también a todos los niños del mundo. Eso es lo que hacen las Mujeres Metodistas Unidas".

Estamos dispuestas a estudiar --por un tiempo. Estamos dispuestas a analizar –por un tiempo. Estamos dispuestas a instar a nuestro gobierno o a otros gobiernos para acabar con la injusticia o a intervenir para lograr justicia. Estamos dispuestas a presionar a las corporaciones y a otras organizaciones, incluso la iglesia, para lograr políticas justas. También estamos dispuestas a arremangarnos las mangas, y ayudar y guiar a la niñez con sus estudios, mientras que promovemos mejoras en la educación pública. Estamos dispuestas a ofrecer becas para las estudiantes mujeres de hoy en día, mientras que abogamos por su presencia en numerosos lugares de liderazgo.

El "hacer" está en nuestro ADN. Queremos responder a la niñez de todo el mundo como si fueran nuestras hijas e hijos --nuestra familia, congregación o comunidad. Este deseo de ser útil a Dios en su santo propósito nos lleva a través de distancias, fronteras nacionales, idiomas, razas y culturas. Esta es también la forma en que queremos ser cuando estamos juntas para cumplir con el Propósito.

A fin de ser más auténticas con nosotras mismas, es interesante ver que como organización, las Mujeres Metodistas Unidas tenemos que hacer lo necesario para ser cada vez más multirracial, multicultural y multilingüe. No solamente debemos aspirar a ser un gran lugar de relaciones inter- generacionales, sino también debemos invertir en actividades de formación, y crear redes de comunicación y prácticas para equipar a la gente joven y a algunas de nosotras, que ya somos más experimentadas, para crear juntas las Mujeres Metodistas Unidas del futuro.

Harriett Jane Olson
Secretaria General
Mujeres Metodistas Unidas.

Last Updated: 03/17/2014
 
 

© 2014 United Methodist Women