Home / response / Articles / ...
response: Noviembre 2012

Cordialmente Suya: Gratitud Desbordante

By /por Harriett Jane Olson

¡A veces, la gratitud brota inesperadamente! Espero que en estos momentos, ustedes tengan unos minutos para reflexionar con gratitud sobre las Mujeres Metodistas Unidas.

El 1º de octubre de 2012, el personal se reunió para firmar formularios  que los convertirían oficialmente en empleados de las Mujeres Metodistas Unidas y para tener luego una pequeña celebración a la hora del almuerzo. El verano pasado, durante las reuniones jurisdiccionales, los miembros de las Mujeres Metodistas Unidas de todo el país eligieron a nuestra nueva junta de directores y el Comité de Nominaciones recomendó la elección de estas personas al Grupo Asesor de Programa. De esta manera, con un nuevo nombre, una nueva estructura de liderazgo y personal transferido estamos listas para realizar en octubre nuestra primera reunión anual como Mujeres Metodistas Unidas –en lugar de la División de Mujeres.

En septiembre, celebramos este movimiento del Espíritu junto con nuestros colegas de la Junta General de Ministerios Globales con una letanía sobre nuestro trabajo realizado en conjunto y sobre nuestra nueva postura de estar "misionalmente conectadas". Este servicio fue una señal significativa --un Ebenezer-- que nos hizo recordar que: "el Señor es nuestra roca de bendición" quien nos protege y nos guía para llegar "con seguridad a nuestro hogar".

¡Y tenemos más razones para celebrar! ¡Hershey, la empresa de chocolate más grande en los Estados Unidos, anunció un plan para asegurar que el 100 por ciento del cacao que contienen sus productos provenga de plantas de comercio justo para el 2020! Muchas de ustedes participaron en la campaña que realizamos al enviar postales a Hershey mencionando esta situación. En reuniones pasadas, los representantes de Hershey insistieron en que no podían hacer los cambios que buscábamos, ya que no eran ellos los que controlaban a los productores de cacao, pero compartieron esfuerzos positivos que la empresa realiza "por" el pueblo de la Costa de Marfil y Gana. Sin embargo, a principios de octubre, Sabrina White, ex presidenta de la Jurisdicción Noreste de las Mujeres Metodistas Unidas y líder en presionar a la empresa Hershey para que adopte el comercio justo y se elimine el trabajo infantil entre sus proveedores de cacao, recibió un correo electrónico anunciando la nueva política. Junto con el comunicado de prensa, su contacto en Hershey le señaló: "Ahora ya no tienen que gastar ni tiempo y ni dinero en enviar postales”.

¡Estos esfuerzos y logros hacen una diferencia en las vidas de las niñas y los niños!

Las Mujeres Metodistas Unidas también se han unido con otras organizaciones religiosas en la ciudad de Nueva York para responder a los carteles colocados en los trenes subterráneos por un grupo que apoya a Israel y menosprecia a sus vecinos o a los palestinos que viven en los territorios ocupados. El Departamento de Transporte de la ciudad trató de evitar que estos carteles se instalaran, pero los responsables de los carteles hicieron una demanda y el tribunal dictaminó que el no permitir la instalación de los carteles, por más desagradable que sea el mensaje, representaba un atentado a los derechos de la Primera Enmienda constitucional. Por nuestro lado, nosotras también decidimos ejercer nuestros derechos a la Primera Enmienda e hicimos que el pueblo sepa que las Mujeres Metodistas Unidas tienen un estándar muy alto y trabajan con convicción para lograr la paz. Aunque uno de nuestros detractores habituales trató de torcer nuestra posición y decir que estábamos defendiendo la violencia; la gran mayoría de los mensajes que recibimos han sido de un apoyo efusivo.

Estoy tan agradecida de estar involucrada en este trabajo por la paz, por las mujeres y la infancia, y por un movimiento renovador hacia el futuro de las Mujeres Metodistas Unidas. Esto me hace recordar a una mujer de nuestros antepasados que en 1881 reunió una ofrenda especial después de sentir el poder y la presencia del Espíritu en una reunión distrital donde su rol de líder se expandía y la llevaba más allá de sus límites de comodidad. Su contribución de una moneda de cinco dólares de oro dio comienzo a lo que ahora conocemos como la Ofrenda Mundial de Acción de Gracias. En este tiempo tan especial de gozo y de riesgo pero también lleno de oportunidades y posibilidades hago una contribución adicional para la Ofrenda Mundial de Acción de Gracias. ¡La gratitud continúa fluyendo!

Harriett Jane Olson
Secretaria General
Mujeres Metodistas Unidas
holson@unitedmethodistwomen.org

Last Updated: 03/17/2014
 
 

© 2014 United Methodist Women